Banca europea: Dificultades y nuevos desafios, por Pablo García

La realidad de la banca europea no es la mejor. Los problemas económicos y los tipos de interés no ayudan a encontrar la luz al final del tunes. Pablo García Sanchez, CEO & Founder de Global Economist, nos da su visión al respecto.

 Banca europea: Dificultades y nuevos desafios

Los recientes acontecimientos en relación a Deutsche Bank, Unicredito o Banca Monte dei Paschi di Siena están poniendo de manifiesto las principales debilidades de parte de la banca europea, y lo que es peor, evidencian que los sistemas de capitalización y reforzamiento de la solvencia bancaria no han funcionado correctamente. El desplome de Deutsche Bank (pendiente de una multa de 14.000 millones de dólares del Gobierno de EEUU) está poniendo en entredicho el sistema financiero global y son ya varias las voces, entre ellas la del FMI, que están alertando sobre la delicada salud de la banca europea.

banca europea

Para muchos analistas es la banca italiana la que somete a mayor presión al mercado. La crisis de confianza provocada por los créditos de dudoso cobro (se calcula que por valor de 360.000 millones) y las incertidumbres políticas creadas en torno al referéndum del 4 de diciembre han convertido a Italia en el centro de todas las miradas.

El resultado del referéndum convocado por el primer ministro Renzi sobre la reforma constitucional condicionará el futuro de toda la Unión, ya que el Movimiento 5 Estrellas de Grillo está amenazando con convocar otro referéndum para decidir la permanencia de Italia en el euro.

Temores acerca de la calidad de capital del sector bancario europeo, de su capacidad real para absorber pérdidas o de los riesgos financieros en sus carteras de créditos están a la orden del día, y todo hace indicar que perfectamente fundados. Y no ayudan noticias como la recientemente publicada por Financial Times que desvelaba que el Banco Central Europeo (BCE) permitió maquillar los resultados de las últimas pruebas de estrés a Deutsche Bank. La realidad nos indica que los problemas están ahí y que aún están pendientes las reestructuraciones y ajustes de plantilla en las entidades de todo el continente.

En este contexto, cabe preguntarse cuáles son los principales retos o trabas a los que se enfrenta actualmente la banca europea. Por supuesto, los desafíos son múltiples, y varían dependiendo de la zona geográfica o el principal sector de actividad. Sin embargo, podemos señalar tres factores clave que afectan a la mayoría de las instituciones financieras:

  1. Tipos de interés extremadamente bajos o incluso negativos. Esto supone una erosión de la rentabilidad y capacidad para generar beneficios del sector bancario. Su actividad principal consiste en obtener fondos a corto plazo (principalmente mediante depósitos) para invertirlos en activos a más largo plazo (por ejemplo, préstamos hipotecarios). Por tanto, una reducción del diferencial entre las tasas de interés de largo y corto plazo deterioran su rentabilidad.
  1. Un entorno de bajo crecimiento económico y alta incertidumbre tanto en el ámbito económico como político. Estos factores podrían dañar seriamente la calidad de sus carteras de crédito, minando su rentabilidad.
  1. Fuertes desequilibrios y distorsiones en los mercados financieros, en parte como consecuencia de las políticas extremadamente laxas implementadas por las autoridades monetarias.
  1. La introducción de nuevos marcos regulatorios, por ejemplo Basilea III, centrados en materia de capitalización y liquidez, a fin de evitar que ciertas instituciones sean incapaces de responder a una debacle de sus productos o a una retirada masiva de sus depósitos.

El primer objetivo de las autoridades monetarias debe ser restablecer cuanto antes la confianza y la credibilidad en el sistema bancario europeo para alejar las sombras de una nueva crisis financiera similar a la de 2008.  Y para ello el camino a seguir es imprescindible que esté presidido por la transparencia y el buen funcionamiento de las instituciones financieras, mediante un adecuado manejo del riesgo y del mantenimiento de una cuantía suficiente de capital.

 

 

global-economist

 

pablo-garcia-3

Pablo García Sánchez es Lic. en Economía por la Universidad Complutense de Madrid

CEO & Founder de Global Economist

Contacta con Pablo por redes sociales:

Twitter

Facebook

Google

 

 

 

SI TE GUSTÓ EL ARTÍCULO, TE INVITAMOS A QUE LO COMPARTAS POR REDES SOCIALES CON TUS CONTACTOS. ¡MUCHAS GRACIAS Y BUEN TRADING!