Bonos verdes, por Máximo Santos Ph.D.

¿Qué son los bonos verdes y que posibilidades de inversión hay en ellos?. Máximo Santos, Ph.D.,  nos comenta al respecto.

Bonos verdes – Máximo Santos

Los bonos verdes son un tipo de bonos que sirven para financiar proyectos de energías alternativas, eficiencia medioambiental, transporte limpio, gestión de residuos y adaptación al cambio climático. Para que sean considerados como verdes no sólo se necesita certificar la vinculación de los fondos al proyecto, sino que hay que verificar y auditar los mismos proyectos para constatar que los recursos obtenidos por la comercialización de los bonos verdes van a parar a dichos propósitos y, que los proyectos en sí mismos cumplen las características que les hacen merecedores de ser considerados como “verdes”.

bonos verdes

El mercado de los bonos verdes ha experimentado un crecimiento exponencial desde que se pusieron en marcha hasta la actualidad. Así, si en 2010 se emitieron a nivel mundial bonos por un total de 4.000 millones de euros, en 2016 el conjunto de emisiones superaron los 65.000. A pesar de este enorme crecimiento se adivina un enorme potencial de desarrollo a este instrumento como consecuencia de las enormes necesidades de financiación derivadas de la formalización de los acuerdos sobre el cambio climático de París. Sin embargo, y a pesar del enorme crecimiento experimentado por este tipo de bonos, todavía representan un porcentaje muy reducido en las emisiones de bonos a nivel mundial.

A nivel internacional, el espectro de emisores es muy variado, ocupando los bancos de desarrollo regional un lugar muy destacado. También los han emitido pequeñas ciudades como Orebro en Suecia, Johannesburgo o Washington, el Banco Mundial o multitud de empresas con una clara estrategia de inversión sostenible.

En el caso español este producto no ha tenido un gran desarrollo y por el momento las dos grandes empresas emisoras han sido Iberdrola y Abengoa. No obstante, en un futuro próximo, las emisiones de bonos verdes por parte de las empresas serán más habituales como instrumento alternativo de financiación, destinándose los fondos obtenidos a proyectos medioambientalmente sostenibles. El gran salto en el mercado de emisión de este tipo de bonos podría producirse si el sector público se sumara a estas emisiones. Este tipo de bonos son todavía un vehículo incipiente en el mercado español, pero con un gran potencial. Su escaso uso se debe a que existe todavía un gran desconocimiento por parte de inversores y de los potenciales emisores españoles.

Los bonos verdes se convertirán, sin duda, en instrumentos de financiación e inversión relevantes. Las razones de su desarrollo futuro se pueden sintetizar en versatilidad (amplio rango de posibles emisores), transparencia (el objetivo de la inversión es conocido en el momento en que se adquiere el bono) y su impulso en un contexto internacional favorable especialmente tras los acuerdos de París.

Los bonos verdes formarán parte importante en el desarrollo de empresas de infraestructuras, energía, ingeniería y tratamiento de aguas. La tendencia actual nos muestra una transición desde lo público o institucional hacia las empresas. Esta transición implica dos aspectos fundamentales: que los inversores no institucionales comienzan a interesarse por los bonos verdes y que el volumen de inversores potenciales crece con fuerza.

 

Créditos imagen Freepik

 

 

foto1

Máximo Santos es Ph. D en Economía y licenciado en Derecho. Autor de numerosos artículos en diferentes revistas financieras sobre los aspectos clave de la función de tesorería y sistemas bancarios internacionales. Expertos en entornos internacionales y multiculturales durante más de 16 años.

Contacta con Máximo por Redes Sociales

Linkedin

 

 

 

 

SI TE GUSTÓ EL ARTÍCULO, TE INVITAMOS A QUE LO COMPARTAS POR REDES SOCIALES CON TUS CONTACTOS, ¡MUCHAS GRACIAS Y BUEN TRADING!