Diplomacia disfrazada: La política de los deportes, por Geovanny Vicente Romero

¿Son los eventos deportivos un medio para calmar o agudizar los problemas geopolíticos globales como una especie de diplomacia disfrazada? Geovanny Vicente Romero, Analista Político y Director del Centro de Políticas Públicas, Desarrollo y Liderazgo RD (CPDL-RD),  nos explica al respecto.

Diplomacia disfrazada: La política de los deportes – Geovanny Vicente Romero

Los primeros Juegos Olímpicos se originaron en la antigua Grecia en 776ac uniendo atletas masculinos del oeste de Iberia (España) y la región del Mar Negro (Turquía) al este. Los juegos eran principalmente para honrar las creencias religiosas y a Zeus, el padre de los antiguos dioses griegos. Los Juegos Olímpicos de hoy unen a hombres y mujeres de todos los rincones del mundo, religiones y ámbitos de la vida. Los eventos deportivos mundiales se consideran un gran igualador y una muestra de los valores nacionales, el orgullo y el legado de las naciones. Países y regiones específicas cultivan pasatiempos nacionales como fútbol, cricket, levantamiento de pesas, artes marciales, etc.  Por otro lado, potencias mundiales como Estados Unidos, China y Rusia buscan el dominio imperial y la hegemonía en el campo de los deportes. Los eventos deportivos internacionales, como los Juegos Olímpicos y la Copa Mundial de la FIFA, ofrecen plataformas globales para que los países rivales se unan bajo condiciones sin precedentes que pueden mejorar las relaciones tensas, exponer las divisiones históricas o prever futuros conflictos.

Vale la pena recordar que los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, celebrados en la Alemania nazi bajo los auspicios de Adolf Hitler, sirvieron como un punto de inflexión clave para que el país golpeado reconstruyera su imagen global después de la Primera Guerra Mundial en su ascenso al dominio global, generándose un terreno de criaderos de espías internacionales para recopilar inteligencia. Fue en estos Juegos Olímpicos que las teorías del Führer sobre la supremacía racial aria y las dimensiones que el país alcanzaría para lograr este objetivo quedaron al desnudo. Un periódico de Alemania declaró en los términos más enérgicos que los negros y los judíos serían prohibidos en los juegos. Aunque los atletas de Alemania ganaron la mayor cantidad de medallas ese año, el velocista negro estadounidense Jesse Owens dominó en atletismo. Curiosamente, los estadounidenses sacaron a sus atletas judíos de los juegos para no avergonzar al anfitrión Alemania. Tres años más tarde, en 1939, los acontecimientos en la Alemania nazi llevaron a la declaración de la Segunda Guerra Mundial.

Con el equilibrio del poder global cambiando en 2018, el mundo ha sido testigo de cómo la diplomacia deportiva toma el centro del escenario con la apertura histórica de las conversaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur. Los lanzamientos nucleares cada vez más belicosos de Corea del Norte estaban poniendo en peligro al mundo, creando una gran incertidumbre sobre la seguridad de los juegos de Corea del Sur. En última instancia, el deseo de Corea del Norte, Kim Jong-Un, de ser parte de los juegos fue mayor que su amenaza de destruirlos. A través de intensas conversaciones diplomáticas con China y Corea del Sur, la histórica distensión con su vecino llevó a que Corea del Norte enviara 22 atletas a competir en cinco deportes, incluido un equipo conjunto de hockey femenino como Corea unificada. Desde los Juegos Olímpicos de febrero, las conversaciones con Estados Unidos y Corea del Norte se han intensificado y condujeron a la histórica Cumbre de Singapur, que por primera vez en la historia unió a un presidente estadounidense con su homólogo norcoreano.

Al igual que en la antigüedad, los Juegos Olímpicos fueron un foro para las discusiones políticas y también la causa de los conflictos políticos. Mientras que la FIFA tiene una política de prohibición de la política en la Copa del Mundo, ha habido quejas formales de que la política ha interferido en el juego Serbia-Suiza, y la intriga sobre el curioso papel que Chechenia ha jugado en la competencia de este año. Las divisiones restantes de la ex Yugoslavia se hicieron evidentes en el reciente partido de la Copa Mundial entre Serbia y Suiza. Dos de los principales jugadores de ascendencia albanesa vinculados a Kosovo, una antigua provincia serbia que declaró su independencia en 2008, fueron multados con 10.000 francos suizos cada uno por la FIFA por hacer gestos con las manos del águila albanesa de dos cabezas durante el juego. Por su parte, el equipo serbio también recibió una multa de 54,000 francos suizos por sus fanáticos con pancartas discriminatorias, mensajes y conducta durante el juego. La apasionada historia de los Balcanes se jugó durante la Copa del Mundo de Rusia, y este incidente no fue el único roce con la política en el evento de 2018.

Echemos un vistazo más de cerca a los vínculos entre Chechenia y Egipto, que sugieren la construcción de puentes de Rusia entre los elementos musulmanes propios y el mundo islámico. El equipo nacional de fútbol de Egipto dirigido por el delantero estrella del Liverpool, Mohamed Salah, se quedó en la República Soviética de Chechenia durante su participación en la Copa del Mundo. El líder de Chechenia, Ramzan Kadyrov, disfrutó de varias fotos públicas con Salah e incluso le otorgó el título de ciudadano honorario de Chechenia. Esta politización barata de los deportes está pasando factura y Salah, con el fútbol egipcio silenciando rápidamente los rumores de que se retirará después de este evento. Si los rumores sobre el retiro de Salah resultan ser ciertos y están vinculados a este truco político barato habrá un profundo resentimiento en la Calle Árabe, lo que podría afectar negativamente cualquier estrategia de Medio Oriente en la que Rusia haya sentado las bases en relación a Chechenia.

Para los antiguos griegos, los eventos deportivos ofrecían la oportunidad de debatir sobre política mientras se deleitaban con la competencia atlética. Si bien los Juegos Olímpicos, las Copas Mundiales y otros deportes internacionales son oficialmente independientes de la política, la fuerte corriente histórica recorre todos y cada uno de estos lugares, ofreciendo la oportunidad de redención, venganza y revisión.

 

 

geovanny

Geovanny Vicente Romero es Experto en Analisis Político y Director del Centro de Políticas Públicas, Desarrollo y Liderazgo RD (CPDL-RD).

Contacata con Geovanny por redes sociales:

Linkedin

Twitter

 

 

 

SI TE GUSTÓ EL ARTÍCULO, TE INVITAMOS A QUE LO COMPARTAS POR REDES SOCIALES CON TUS CONTACTOS, ¡MUCHAS GRACIAS Y BUEN TRADING!