Psicología del traiding: “El minuto a minuto en la cabeza de un inversor”

Hoy, Adrián Oscar Vaca Guzmán, colaborador en el área de inversiones, explicará desde un punto de vista psicológico las emociones que siente cualquier inversor cuando realiza una operación. Controlar las emociones es una de las claves para ser un inversor exitoso.

Invertir en bolsa, como toda actividad, requiere de nuestra completa atención. Encontrar una buena oportunidad en el mercado no es tarea fácil pero tampoco imposible. Las emociones entran en juego y es fundamental dominarlas para conseguir invertir con éxito.
¿Por qué hablar de las emociones? Imaginemos por un momento que nos encontramos ante una posibilidad que, a
priori, parece única. La tendencia es alcista y, aparentemente, no hay riesgos que percibamos a corto plazo. ¡ES MIA! piensa el inversor, la emoción lo embarga totalmente. Pero hay un dicho que dice “Todo lo que sube tiene que bajar”.
Supongamos que el precio de las acciones que acabamos de comprar empieza a caer. ¡QUE HAGO! ¿COMPRO MÁS? ¡OH DIOS MIO! Entramos en pánico, el sudor recorre nuestra frente, sentimos que se nos viene el mundo encima. ¡STOP! En momentos como este debemos poner PAUSE y pensar fríamente ¿Pusimos el stop loss? ¿Utilizamos todo el capital? ¿Realizamos un análisis correcto? La volatilidad del mercado puede sorprender a más de uno, incluso aquellos que creían que podían adivinar el futuro.
Volvamos a usar la imaginación y representemos en dos líneas nuestras emociones y las acciones en las que invertimos. Las acciones suben, NUESTRAS EMOCIONES IGUAL! Las acciones bajan, NUESTRO ANIMO POR LOS SUELOS!
La clave es: Cuando las acciones suben, ME MANTENGO TRANQUILO. Las acciones bajan, PIENSO FRIAMENTE.
Es imposible predecir con total seguridad el comportamiento que tendrá el mercado, a veces ganaremos y otras perderemos. Nuestro papel como inversores será encontrar una estrategia que nos permita ganar más de lo que perdemos. Nuestras emociones intentarán que dejemos de seguir la estrategia, por eso debemos controlarlas, para poder seguir nuestra estrategia ganadora. Hay muchas estrategias ganadoras pero pocos traders exitosos, los que consiguen el éxito son los que controlan sus emociones y siguen su estrategia.
Adrián Oscar Vaca Guzmán